14 de julio de 2016

II-16


Guardé los sonidos de 

la infancia


en la raíz palpitante


del denso mar en que 


viajan:


                   

                     
                        el vértigo de crecer,

  

                     el canto de los grillos,


           el sonido del viento en primavera,

  
                      el largo viaje del río,

  
  las pisadas en las hojas del otoño,
          
              el violín desafinado del abuelo


                                            y

                  la nostalgia del bandoneón 

        que escuchaba mi padre a media tarde.

No hay comentarios:

Publicar un comentario