16 de julio de 2013

Plegaria en el desierto.



VI

Llanto: 
desangra los labios de la noche
toma el humo de mis palabras
transfórmame en sal.

Foto de Sayaka Maruyama. Internet.
No me dejes caer
descalza en  la arena
no invoques mi muerte
déjame  regresar la mirada.


Llanto:
extermina este sueño
donde la oscuridad permanece
reconoce mi voz
en el sonido de las sirenas.
  

No me dejes caer
en la asfixia del cuchillo ajeno
sálvame de la serpiente
que muda de piel
y me ahoga en vértigo.


                        Llanto:
                                  Purifícame del veneno
                                  con el incienso
                                  de tu espuma.


                                                No me dejes caer
                                                en el silencio
                                                con la clavícula rota
                                                y con insectos negros
                                                anidando en mi piel.

Llanto:
             No me dejes caer
                                      como un pájaro más
                                                                      en el desierto.

2 comentarios:

  1. Que hermoso poema, me sentí en esa oscura soledad femenina....

    ResponderEliminar
  2. Bello poema. Lo oí en Cereté, lo escucho ahora. Lo gozo doblemente.

    ResponderEliminar