1 de noviembre de 2011

Anciana




Espero la muerte,
me visto de incienso
en la madrugada.

Ayer,
parí los hijos
que desconocen
la germinación de la palabra.

Alimento el desasosiego
con su abandono,
viento frío
que rompe y me deja
con la lengua marchita.

Antigua soy,
ceniza entre los vivos,
dejo caer las máscaras ocultas
y destierro los segundos
fragmentados de mi instinto.

6 comentarios:

  1. La inmensa belleza de tan corto fragmento,me hablan de tu incesante y arrebatador talento para descubrirnos los bellos sentimientos de tu signo...(sin aún saber cual es,soy consciente de que tiene que ser uno de los doce signos)

    ResponderEliminar
  2. Hacía tiempo que no seguía un ritmo tan atrayente. Quiero pensar que aún puedes seguir escribiendo más, no puede terminar el blog en noviembre pasado...

    Me gusta re-cotarlo.

    ResponderEliminar
  3. He regresado a darle paso a las palabras, gracias por los comentarios.

    ResponderEliminar